ENTRE EL CHORITO a la Chalaca, EL CHORO y EL LADRÓN

  ENTRE EL CHORITO a la Chalaca, EL CHORO y EL LADRÓN

Hace algún, ¡pero mucho tiempo atrás!, cuando estudiaba cocina en CENFOTUR mi profesor de cocina peruana, Don Víctor AGUILAR Coronado, CHEF, así con mayúsculas, nos encargo un trabajo de investigación. Era el caso que yo, miembro de la Gloriosa Marina de Guerra del Perú, trabajaba en esa época en la Provincia Constitucional del CALLAO, y el día de la asignación del trabajo en mención, un compañero de estudios comenta que un par de días atrás había sufrido un asalto en el Callao. El profesor me mira y me encarga lo siguiente: Tafur, su trabajo es “La Cocina del Callao: Choritos a la Chalaca”.

Y asi comenzó un trabajo que le denomine “EN EL CALLAO, NO SOLAMENTE HAY CHOROS, TAMBIEN HAY CHORITO A LA CHALACA” (nombre que años después encontré en una monografía de un alumno de CENFOTUR) y me propuse a encontrar la relación entre: CHORO Gastronomico y LADRÓN.

La gran mayoría de los cocineros en todo el mundo lo conocen como “MEJILLON”. En Perú, Argentina y Colombia lo llamamos “Choro”. En España “Mejillón”, Inglaterra “Mussel”, Italia “Cozza” y en Portugal “mexilhões”. Su nombre científico es “Mytilus edulis”.

Actualmente, creo yo, la frase de moda parece ser "Hay tanto choro que ya no se puede salir a pasear"….lo escucho en Lima, Arequipa, Callao, Iquitos…etc, es decir en todo el Perú. Como cocinero y amante de la exquisitez me debo preguntar: ¿culpa tiene este ese simple molusco para confundirlo o llamarlo con el mismo nombre de un truhan o rufián?. Ya me imagino el calvario de tan delicioso ingrediente obligado del “chorito a la chalaca” .

Los “responsables”, si así lo tendríamos que decirlo serian los GITANOS (de la «etnia» romaní ibérico), el idioma de ellos es el “CALO”, en el que existen una serie de palabras para referirse en forma negativa a los "ricos o magnates", como así también al acto de robar, tales como: CHORÍ, CHORARÓ, CHORIBAR o CHOREAR.

En realidad el que llamemos "choro" a aquel que se enamora de lo ajeno y lo toma para sí de forma nada lícita -un ladrón para entendernos- la única forma de relacionarlo es que cuando nuestro héroe gastronómico para alimentarse abre su concha y toma el fitoplancton y materia orgánica en suspensión, lo hace tan rápido que muchas veces no reparamos en ello.


Delicia tan Chalaca, y fiel acompañante de una cervecita negra y helada, quiero pedirte disculpas por tan imperdonable confusión.

Rodolfo “Locrito” Tafur...

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.