LA ENDIVIA o COL CHINA

LA ENDIVIA o COL CHINA


ENDIVIA, el depurativo por excelencia.


Ya sean crudas, en ensalada, hervidas o gratinadas al horno, las endibias ejercen una triple acción protectora sobre el hígado, los riñones y el intestino.


La endivia es una de las primeras hortalizas que debería introducir en su dieta las personas que desean ingerir más fibra con el fin de bajar los niveles de colesterol y de glucosa e n sangre o regular el tránsito intestinal. La razón: a pesar de su considerable contenido en fibra, no produce bloqueos intestinales ni gases.


Según los expertos, comer de primero una ensalada de endibias es garantía de una sobremesa tranquila. Además de favorecer la digestión en las grasas, debido a su acción tonificante sobre el hígado, previene la inflamación de la mucosa del estómago y del intestino, siendo útil en caso de acidez, gastritis y cólicos.


Combinadas con una salsa de yogur, se obtiene una receta que promueve el crecimiento de la flora bacteriana y además, sirve de alimento de las bacterias amigas. Este doble beneficio, mejora el sistema inmune, previene el estreñimiento y reduce el riesgo de cáncer de colon.


Gracias a su contenido en agua (el 94% de su peso total) y en potasio, favorece la eliminación de los líquidos retenidos. Su consumo está más que justificado en caso de hipertensión, gota y piedras en el riñón. La única diferencia es que las de color rojizo contienen antocianinas, un pigmento que protege el sistema cardiovascular. Por cierto, cuanto más verdes sean los extremos de las endibias blancas, más amargas. La buena noticia es que las endibias verdosas también son más ricas en clorofila, una sustancia de alto poder depurativo.


Fuente de ácido fólico, el consumo de endibias crudas por parte de las embarazadas previene importantes malformaciones en el feto.


(Fuente (wikipedia))


Rodolfo "Locrito" Tafur.

 

 

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.