LA ALCARAVEA, aroma de mujer en el plato

 


Tu aroma de mujer, nunca se
Extravia…solo queda en silencio,
En un lugar recóndito…
Por desilusiones o errores de la
Vida….. sin embargo
Se mantiene viva…su fragancia cual
Dulce melodía..en cada pétalo colorido
Embriagada de esperanza

Podría ser esta especia una de las mas antiguas del mundo, su utilización data de aproximadamente 10.000 años antes de Cristo. Cayo PLINIO Cecilio, militar naturalista romano, nos dice que la ALCARAVEA, aparece en Caria, de ahí deriva su nombre. Los griegos lo llamaban CAROM y los árabes lo bautizaron como, AL-KARAWIYA y popularmente tiene el nombre de “comino del prado” y “anís bastardo”. Julio Cesar (150 a.C) mandaba a preparar una especie de pan hecha con raíces de alcaravea y leche, para que sus soldados tengan más valor. Su General Marco Valerio era muy aficionado a esta especie de condimento.

Una crónica de la cocina antigua inglesa escrita por el cocinero mayor de Ricardo II (1390) lo menciona como condimento para el Rey. Los alemanes lo consumían desde el siglo XII. En la obra “Enrique IV”, William Shakespeare, menciona al Juez de Paz Shallow con la siguiente frase: “Vamos, veréis mi huerto, donde, en una glorieta, comeremos unas camuesa (variedad de manzana) de mi propia cosecha con un plato de alcaraveas y otras cosas mas…”.

Cuando se cosecha el trigo, se repartía una torta con semillas de alcaraveas para que las sementeras puedan entregar más trigo. Sus semillas eran llamadas “la semilla de la reunión”. En muchas iglesias (1) de Norte América todavía se pueden ver ramilletes de hinojo, eneldo y alcaraveas, que significa reunirse alrededor de Dios. Las palomas domesticas y sobre todo las mensajeras no se extraviaran nunca si se les pone en la jaula un pedazo de pan de alcaravea. En la india las mujeres se untaban con aceite de esta semilla para que sus esposos no se extravíen del camino y dícese que era eficaz contra las veleidades del amor. Los antiguos egipcios enterraban a sus muertos con un recipiente conteniendo alcaravea dentro de la tumba, para facilitar la reunión de los miembros de la familia que habían fallecido anteriormente.

Su sabor es picante, ligeramente acerbo y de agradable aroma, su uso en la cocina puede ser semilla entera o molida. De sus hojas se preparan excelentes ensaladas, su raíz se cuece y se come acompañado de apio y es una excelente guarnición. En la “olla podrida” , su utilización es casi obligada ya que alivia la flatulencia y ayuda a la digestión. También se aromatiza el queso, panes y sopas de col con esta semilla.

Plinio tenia una receta guardada para sus amigos: “Pallum Parthicum”, Pollo al modo de la patria,: “limpiar el pollo y cortar en presas. Machacar pimienta y alcaraveas, una pizca de alheña (tinte natural, llamado mata hombre, su uso es muy limitado*), caldo y vino al gusto. Poner el pollo en una vasija de barro, echar sobre el pollo la maceración y reducir el vino, Cocer hasta que el pollo este suave.

Cuando este listo corregir el sabor con pimienta y servir” De esta semilla se hacia un aceite llamado “Huile de Venus”, lo usaban las mujeres en su noche de bodas para que su piel tenga un delicioso aroma.

Rodolo “Locrito” Tafur

 

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.