LA PARIHUELA

 

LA PARIHUELA

Alrededor de 200 años después de Cristo, en el Perú, llego a su máximo esplendor una gran Cultura, llamada MOCHICA, y uno de sus autoridades más emblemáticas es el conocido hoy como “Señor de Sipan”, la lengua que se utilizaba era el “Muchic”, en su tumba se encontró muchos ofrendas entre ellos alimentos porque los Mochicas consideraban al alimento como el puente o camino al mundo de los espíritus.

Los Mochicas y posteriormente los Chimúes se desarrollaron en lo que hoy es la región de Lambayeque y La Libertad y estas ciudades son sinónimo de excelencia culinaria.

Uno de sus platos más antiguos es LA PARIHUELA, algunos dicen que fue Occhocalo como cocinero de Naylamp quien fue el primero que lo preparo para que Naylamp se adormeciera. Otros definen y afirman que la Parihuela es: “La Sopa del Sol”. y que el pescado que se debe usar es la cabrilla.

La palabra Parihuela se origina de dos verbos: “Paray” o “Pari” que significa hacer agua, crear agua o mojar algo y “Hueluy” cuya traducción seria reducir o empequeñecer. Hay que tener en cuenta que el Quechua (antigua lengua Inca) era un idioma descriptivo, y la Parihuela como preparación prehispánica es una sopa que a base de pescados y mariscos que llevados a una cocción larga, los pescados y mariscos (ingredientes principales) casi desaparecen convirtiéndose en pequeños trozos, los mismos que dan un aroma y sabor inigualable a este platito. Otro de sus ingredientes principales es la Chicha de Jora, el mismo que le aporta un suave sabor del fermento del maíz echo jora.

La Parihuela tiene como guarnición el pan de cada día y mucho mejor si es tostado con mantequilla y ajos. Una de las formas antiguas de servir la Parihuela es en dos platos: El caldo caliente de Parihuela en una taza y en un plato hondo se pone filetes de pescado, langostinos, conchas de abanico y camarones, los mismos que están salpicados de ají y perejil. Aunque en el Perú, el consumo de la Parihuela es un “levanta muertos”, cierto es que tomando un solo plato el comensal entra a un irrenunciable sopor y deseo de dormir. El peruano está de su Parihuela.

Rodolfo “Locrito” TAFUR;

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.