MAMACHA ÑABUS, Nabo andino

 

De pronto,

el suelo tiembla,

el pueblo que tiembla

ventanas y puertas

abiertas en coro;

la gente corre laderas arriba,

y un grito se quiebra

¡huayco!

¡las vidas primero!

y el monstruo se avienta laderas abajo


Carlos Artieta:“Huayco”

“Eli Eli lama sabachthani”, esta es la quinta palabra que Jesús dijo en la Cruz antes de su muerte por crucifixión, tal vez esta es la frase que muchos peruanos han repetido con mayor fuerza este viernes santo. De verdad queridos amigos seguidores de las “Lecturas del Domingo” no hay frase mas precisa para describir la desolación e incertidumbre que se apodero la tarde del Jueves Santo de la localidad de Chosica, mas de 1300 peruanos vieron destruidas sus viviendas por la caída en simultáneos de 11 “Wuaycos” la tarde y la noche del jueves santo. Un poblador afectado por este aluvión de piedras, lodo y agua manifestó: “Lo del Jueves Santo, fue algo que nunca imagine. Fue como un tsunami pero con rocas”.

 

“Pacha Pocuy Quilla” es el nombre que los Incas le daban al mes de Marzo, este se iniciaba el en la luna llena de Marzo y terminaba en la luna llena de abril. La traducción, según Huaman Poma de Ayala era mes de las grandes lluvias o luna donde se inunda el universo, el historiador Virgilio Pineda lo describe como “gran lluvia de la Pacha (universo)” y se sacrificaban llamas negras en honor a los “ríos que hacen ruido”, es decir los Waycos (los cronistas Cabello de Balboa, Murua, Cobo, Ramos Gavilán, concuerdan con la descripción de Poma de Ayala); es decir hace mas de 500 años ya se conocía desde tiempos inmemoriales.

La abundancia de lluvias y escases de productos se presentaba año tras años. Los dioses en el mundo andino son CRIADORES, por lo tanto en esta época de lluvias que generalmente comienza desde diciembre hasta marzo, y al ser difícil la alimentación, en todas las praderas y muy en especial en los valles sureños aparece un producto que guarda un enorme sincretismo y este es: LA MAMACHA ÑABUS.

En los andes peruanos y en medio de las torrenciales lluvias crece una hierba que se come, al que los pobladores la llaman "La MAMACHA ÑABUS", es un vegetal que sus hojas son de una forma acorazonada y sus flores amarillas muchos lo llaman “nabo silvestre”, su sabor es muy estimable muy parecidas al de las espinacas, en esta temporada de lluvias los pobladores andinos le rinden pleitesía pues es según ellos, la madre tierra quien viene en socorro de sus hijos proveyéndole este hierba comestible. Como este tipo de adoración fue prohibida por los españoles en la época de la conquista del Perú, los andinos tomaron como imagen representativa a la Virgen del Rosario y la vistieron de amarillo para así a través del sincretismo religioso se siga adorando a la MAMACHA ÑABUS.

Cuando terminan las lluvias la virgen vestida de amarillo se aleja bailando y cantando canciones muy tristes en donde encarga a las nuevas cosechas que cuide de sus hijos y estos no estén “kcoras Huicsas” (barriga pelada y vacía).

Solo basta mirar todo la pradera que rodea la carretera de Juliaca a Puno y pueden deleitarse de tan hermosa muestra de amor de la Madre Tierra a sus hijos.

Rodolfo “Locrito” Tafur

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.