DE CÓMO EL MONO SE CONVIRTIO EN HOMBRE
MICHIRA CON PLATANOS



He encontrado El Paraíso, la Tierra Prometida, el mundo virginal y originario, el lugar enigmático y mágico, camino de planetas, el alba del mundo, el Dorado de las emociones, el lago de los sentimientos, el Pulmón y el Riñón del mundo, el Centro del Universo, la explosión de la energía de la Naturaleza, el lugar del encuentro con Dios y lo Sobrenatural, el espejo de uno mismo, el sendero de la conciencia y la consciencia, el emblema de la felicidad, el espacio para la armonía, el paradigma de la sabiduría y el secreto de la Tierra sin Mal
Fco. de Figueroa “Paraíso bajo el sol del Perú” SsXVI

Los españoles entraron en la Selva peruana en busca de El Dorado. En 1539 Alonso de Alvarado exploró la región del río Mayo y fundó la ciudad de Moyobamba, entre 1539 y 1542 Gonzalo Pizarro recorrió el Coca y el Napo y Francisco de Orellana siguió por el Napo y el Amazonas hasta el Atlántico, Juan de Salinas Loyola exploró el Ucayali en 1557, Pedro de Ursúa bajó por el río Mayo, el Huallaga y el Amazonas en 1560, Juan Álvarez Maldonado exploró la región de Madre de Dios en 1567, y Lope de Aguirre se hizo famoso por sus matanzas de indígenas y por la muerte de Pedro de Úrsua.

 

Entre todos ellos y en relación a esta leyenda, debo decir que el primer español que recoge esta hermosa leyenda es el navarro Pedro de Ursúa. Pedro de Ursúa tuvo contacto directo con los indígenas Tupí del Perú, y el cuenta que 1549 llegaron a la ciudad de Moyobamba 300 indígenas Tupi y manifestaban que habían realizado un viaje de 10 años desde el Brasil en busca de la “Tierra sin Mal”, a la que ellos llamaban “el lugar donde no se muere”. Pedro de Úrsua también cuenta que escucho la leyenda del nacimiento del hombre, o mejor dicho de “COMO EL MONO SE CONVIRTIÓ EN HOMBRE”:


Cuenta la leyenda que después de la gran lluvia (Muyuhuaire), salieron de sus escondites muchos monos, estos se encontraban muy hambrientos ya que habían pasado mas de 40 días sin comer por esconderse de la lluvia ya que los primates le tienen un enorme terror a los ríos y lagunas, la búsqueda de alimentos era feroz y los que encontraban algunos frutos lo comían muy apresurado. Dicen los Tupi que un grupo muy numerosos de monos encontraron un hermoso valle lleno de frutas que tenia como nombre “ el lugar donde no se muere” o “tierra sin mal”. Los simios dieron rienda suelta a saciar su hambre y como eran muy numerosos, las peleas empezaron a tornarse cada vez mas agresivas, a consecuencia de ello sus colas se trenzaron entre si y les causaba mucho dolor y sus chillidos eran tan fuertes que molestaban a los grandes Dioses.

 

El padre creador al ver tamaña pelea y gran odio en sus ojos mando a un Killis, Ángel juzgador, que los castigara y les mando un rayo para que les quemase la cola, muchos se quedaron sin ella y se transformaron en hombres, pero a los que la conservaron siguen con la misma suerte es decir siguen siendo monos.

A los sin cola, es decir a los hombres y mujeres, el ángel Killis les dijo que recogieran sus colas y con ellas tenían que preparar su comida. Luego les mando a buscar su comida a otros valles y es asi como empiezan a poblar la selva amazónica y posteriormente la Tierra.
Recordando esta Leyenda ahora muchos montaraces o pobladores auténticos de al selva Amazónica del Perú preparan tribus preparan un platillo denominado “Michira”. Este vocablo deriva del quechua MICHHU'KUY o MISCHUY, ambos significan arrancar en trozos o mechones.

Para vuestro deleite la receta del “MICHIRA CON PLATANOS”
La Michira es una técnica de preservación de la carne, que según la estudiosa Casilda NAAR Ruiz, es una preparación aborigen conocida en toda la amazonia. Con la carne de sajino, (especie de cerdo amazónica) previamente lavada se procede a cortar en tiras de aproximadamente 30 cm y se someta al fuego en una sartén, se fríe en su propia grasa, luego se le unta con sal y puede conservarse máximo 30 dias.

La carne en michira (previamente lavada), se pone al fuego en una sartén con manteca y un chorrito de agua para cocerlo mejor, se cuece al gusto y se reserva. Con la propia manteca de la preparación anterior se cuece uno o dos plátanos pelados y cuando estos se encuentren listos se agrega nuevamente la carne frita para luego servirse acompañado con yucas y aji de cocona.

Buen provecho

Rodolfo “Locrito “Tafur

Bibliografía y Material de Investigación

a.-NAAR RUIZ,Casilda : Cocina Amazónica

b.- OCHOA Aburre , Juan ABAURRE: Tesis doctoral “Mito y Chamanismo, La tierra Sin Mal” Universidad de Barcelona, Facultad de Filosofía

Otro si digo: Este, vuestro amigo, investigo hace casi ya 10 años “La Cocina Majestuosa de los Mochicas Chimues”, en esta investigación mire con ojos de cocinero y hacedor de guisos la hermosa Leyenda de Naylamp, descubrí a Occhocalo, el primer cocinero de América y a otros personajes mas, todos ellos ligados a la majestuosidad de Naylamp y su comida. Hoy veo con gran satisfacción que grandes cocineros citan esta Leyenda, pero no se atreven a decir los créditos de quien fue el investigador, no tengan miedo no os ensombreceré.

 

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.