CUANDO LA PAPA FUE AMARGA y LLORO


Sólo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente,
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacío y solo sin haber hecho lo suficiente.
Sólo le pido a Dios
Que lo injusto no me sea indiferente,
Que no me abofeteen la otra mejilla
Después que una garra me arañó esta suerte.
L.Gieco

 


El curaca de KULKISH (pueblo de la hoy provincia de La Unión- Región de Huánuco), el indio Khapajg Ruckru aceptó la religión católica y le hizo algunas preguntas al sacerdote enviado del extirpador de idolatrías, Francisco de Ávila, ¿con tus dioses crecerán mi papa?, ¿con tu virgen será dulce mi chogllo (maíz tierno)?, ¿mis hijos no se morirán de hambre?, el cura representante le dijo que si, le aseguró que no solo  sus oraciones a los nuevos dioses será alimento para el y su pueblo sino también que servirá para pagar sus impuestos, ya que la bendición llegara al pueblo.

El curaca, hombre muy querido por su comunidad, ordeno que desde ese momento se le brinde respeto y adoración a los imágenes de Cristo y La Virgen María, ordeno que recen Aves Marías y Padre Nuestros de rodillas y cuando caigan en tentación deberían invocar el nombre Sagrado de Jesús.

Ese año la papa se agusano y el maíz fue atacado por los loros, el hambre apareció por primera vez, Se reunió el pueblo y su curaca y conversaron:

-estoy repitiendo lo que me enseñaron y no da resultado
así eran los diálogos entre Khapajg Ruckru y su pueblo

-Ya nos quitaron nuestras riquezas, nuestra tierra y el Sol, Ya nos quitaron nuestra identidad. Ahora quieren quitarnos nuestros Padres (Dioses). Solo les falta que nos prohíban llorar, le reprocho un yachaq (sabio conocedor). Regresemos a lo nuestro, Nuestros Apis (Dioses) nos castigan así por abandonarlos.

Khapajg Ruckru, quiso cumplir su palabra y dijo: seguro que no entendí bien, y ordenó sepultar a las imágenes de la Virgen y demás santos, porque supuso que así crecerían sus alimentos. Esperaron que los nuevos dioses fecundaran las siembras de maíz, papa, camote y otros alimentos pero no dio resultado, el hambre aumentaba
Los sacerdotes católicos y en especial Fray Alonso de Suazo se enteraron y viajaron hasta Kulkish, buscaron a Khapajg Ruckru y le tildaron de hereje.

Los indios nunca habían escuchado esa palabra y no la entendieron.

- porque lo hiciste? dijo el cura,

- Yo solo quería que tu Dios me ayude a crecer mi papa, mi maíz, mi camote, pero no fue así. Tu Dios no sirve, nos quita la comida, no come con nosotros….seguro que come contigo.

Lo juzgaron y la pena fue QUEMARLO VIVO, y cuando estaba atado en un tronco, Fray Alonso de Suazo le dijo:

- arrepiéntete y bautízate para que vayas al cielo, tendrás la Gloria y el descanso eterno

- Khapajg Ruckru le contesto: ¿en el cielo están los de España?

- Si, todos llegaremos allá algún día

- ¿donde no estarán?

- en el infierno

- escojo el infierno entonces.

A la hoguera le ponen papas, yucas camotes y otros alimentos. Fray Alonso de Zuazo dijo: quieren papas, quieren yucas, pues ahora comerán hasta saciarse. Ese día la papa. Ese día la papa fue amarga y lloro.

 

Sólo le pido a Dios

Que el engaño no me sea indiferente

Si un traidor puede más que unos cuantos,

Que esos cuantos no lo olviden fácilmente

Rodolfo “Locrito” Tafur

 

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.