La patata (otra versión)

 

Este es otro cuento sobre el nacimiento de la PAPA, es una leyenda recogida en la zona de AQUIA, HUARI, HUALLANCA: Ancash: UN CUENTO SOBRE LA PAPA Ella, una india Yarowillca era muy hermosa, su nombre HAPARKILLA (celaje o luz de la mañana), virgen consagrada al Dios sol.

Había huido del templo para darse a un pobre labriego de nombre WATUY (el que adivina) El Inca, cuentan, condeno a los amantes que violaron las leyes sagradas. ¡Que los entierren Vivos! y ¡juntos!, sentencio el Inca, su voz trono hap'ikuy watay (amárrenlos juntos, agarrados) .

En pozo profundo fueron enterrados, atados entre sí, boca arriba; ni una queja se escucho mientras lo cubría de tierra. Llego la noche y las estrellas, ambos estaban separos por raros caminos. Poco después desapareció el oro, se ocultó el agua de los lechos de los ríos y los campos se volvieron estériles, puro polvo y piedra, todo el reino estaba seco, una sola voz recorria los pueblos “YARKAY, YARKACHICUY” “tenemos hambre, hay hambre”.

Solo la tierra que cubría a los amantes estaba a salvo de la sequía. Los sabios aconsejaron al Inca que desenterraran a los amantes, los quemara y esparcieran al viento sus cenizas.

Que así sea, decidió el Inca. Pero no los encontraron. Cavaron mucho y no encontraron más que una raíz redonda de color de la tierra, era Ccorinaya, la papa. Esta raíz se multiplico, y la papa fue desde entonces la comida principal de los andinos.

Desde ese momento se empezó a venerar al pobre labriego y los hombres empezaron a llamarlo HUATIO, el que come papas o el cría papas. Y el fruto redondo tomó el nombre de CCORINAYA (oro enterrado).

Rodolfo “Locrito” Tafur.;

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.