TENEDOR & CUCHILLO, EL PLATO DE MIL RECUERDOS: “EL POLLO A LA BRASA” del TIMBÓ

 

Estoy seguro que todo peruano tiene en su historia personal “Un pollo a la brasa”, ese pollito que en su niñez degusto con toda la familia, despertarse cuando el padre obrero llegaba a casa con un pollito “bajo el brazo”, alguna navidad austera, sello de declaración de amor o tal vez para prolongar el sabor del amor echo en pareja, los peruanos tenemos.

“Un pollo a la brasa en nuestra historia” y en busca de esa historia, el dúo Tenedor Cuchillo (Rodolfo Tafur, Carlos Del Pozo, Carlos Del Pozo II), hicimos nuestra “cola” para saborear, porque el pollo a la brasa peruano se saborea en el TIMBÓ y esta vez nos acompañaron la bella (su nombre lo indica) Maja Villanueva y mi amigo de tiza, pizarra y carpeta David Carreño, Dr en Educación e Historia y además San Marquino.

Ingresar al TIMBÓ es viajar en el tiempo, sentir la atracción casi hipnótica del fogón circular donde los pollos más parecen “danzar” desafiantes sobre leños candentes.

Pese a muchos sucesos inesperados el TIMBÓ conserva esa atracción del aroma, la decoración y el bullicio de su historia. No importa que presa te toque o pidas, el pollo en tu plato conserva ese “juguito” propio de una excelente preparación, las papas fritas untadas con el tradicional “aji de pollería” se convierten en adictivas porque su crocantes invitan una tras otra.

Pueblo Libre, Av Bolivar cuadra 9 es regresar al “pollo a la brasa de nuestra historia”, observar las mesas llenas de comensales donde la sabiduría y experiencia hacen de la conversación un placer más en tu mesa. En el TIMBÓ no comes “un pollito a la brasa”, saboreas tu historia personal. Recomiendo visitarlo, eso sí, tomate un tiempo prudencial porque hay muchos que quieren recordar su historia partiendo del pollo a la brasa del TIMBÓ.

Rodolfo “Locrito” Tafur

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.