La retama

 

“Vengan todos a ver, ay, vamos a ver, en la plazuela de Huanta, amarillito flor de retama, amarillito, amarillando flor de retama “Vengan todos a ver, ay, vamos a ver, Donde la sangre del pueblo, ay, se derrama Allí mismito florece, amarillito flor de retama, amarillito, amarrillando flor de retama.” Dolorier. Ricardo, “Flor de retama” (Huayno peruano)

Su nombre científico es Spartium Junceum y es de la familia de Cupressaceae, su primo mas cercano es el ENEBRO.

Los árabes lo llamaron “ratam” y los hebreos copiaron este nombre y le denominaron, “rotem”. Todos los caminos y parajes del Perú se adornan con este tipo de Junco y de ahí deriva otra forma de llamarlo “Juniperus Comunis”. Es común ver en la sierra peruana arbustos de retama, copos amarillos por el color de su flor, las mismas que aromatizan el viajar de los peruanos, Es una planta indo-europeo Tanto como la Retama y su primo el Enebro han sido a lo largo de la historia plantas benéficas y protectoras. Mi abuela Victoria quemaba las raíces verdes de Retama a manera de un sahumerio para alejar a los malos espíritus.

Cuando se enfermaba la familia, quemaba las bayas, igual lo hacían cuando enterraban a un ser querido, ella decía que esto lo protegería de espíritus malignos. Según la Biblia (versión Nácar-Colunga) manifiesta que el profeta Elías se cubrió con un manto de retama cuando lo perseguía el rey Ajab (1Reyes, XIX, 4). John Gerard (1545-1611) dice en su “Herball” “El humo de las hojas y madera ahuyentan a las serpientes y todas las inficiones y corrupciones del aire que traen la peste o enfermedad contagiosa semejantes; el jugo de las hojas también se bebe contra la mordedura de serpientes” (sic).

En la cocina, las bayas de Retama como así del Enebro tienen un aroma muy fragante y picante, y un sabor agridulce que sirve para sazonar salsas y sobre todo rellenos y es muy apreciado en las carnes magras, especialmente en la de venado. Sus bayas acompañan tradicionalmente los adobos, escabeches, pates y conservas, macerar el aguardiente de caña con bayas de Retama es una practica de muchos degustadores del aguardiente de caña (me incluyo entre ellos). Los choucroute son mas deliciosos y menos flatulos con sus bayas. Tomar infusiones de sus bayas y flores era una costumbre de los abuelos, ellos decían que ejerce una acción benéfica sobre los riñones y el estomago. En África lo utilizan como un estimulante del apetito así como también dicen ellos que es un antivenéreo.,

En Mongolia las parturientas toman una infusión de hojas de Retama o de Enebro para relajarse.

Una vieja receta medieval dice sobre el uso del RATAM: “Para expulsar las secundinas (placenta) tomar 30 gotas de aceite de ratam en una buena dosis de “vehiculo” apropiado (licor)”……”su consumo fortalece el cerebro y los nervios, combate la gota, el catarro y la epilepsia ……Una infusión de ratam dará renovado vigor a los que se hacen viejos”.

Los suecos hacían cerveza de enebro y muchos de ellos obtienen una ginebra sin igual con este junco tan especial. Una de las ensaladas con mayor gusto de muchos pueblos de la sierra peruana consiste en mezclar flores de retama con trozos de papa sancochada, tomates, cebolla y palta. Su sabor es indescriptible y su combinación de colores es sin igual, esta considerado como ensalada de pobres pero su significado y sabor es infinitamente familiar El RATAM o RETAMA siempre fue de uso misterioso ya que existe una leyenda cristiana según la cual durante la huida a Egipto, los hombres de Herodes estaban a punto de capturar a la sagrada familia.

Cuentan que la Virgen Maria rogó al cielo la protección divina y apareció un arbusto de Ratam ocultándolos de sus captores. Desde ese momento muchos pesebres de Navidad tienen a este arbusto como acebo navideño.

Nuestras abuelas colgaban un manojo de Retama en la puerta de entrada de la casa a modo de defenderse de las brujas.

En la Mitología Griega, Medea, hija de Eetes e Idia, utilizaba como amuleto protector al RATAM Su uso en las casas campesinas de la sierra peruana esta relacionado con lo medicinal ya que en la corteza y las ramas de la retama se encuentra los alcaloides llamado retamaina, paquicarpina y esparteina.

El uso de este último alcaloide es muy discutido medicinalmente en temas de cardiovasculares, sin embargo las propiedades diuréticas de las flores esta comprobado y es de gran eficacia en cálculos renales por ello, sus hojas y flores, en infusión son útiles para las enfermedades del corazón, reumatismo, gota, ciática, afecciones a la piel y herpes.

Si bien es cierto que aquí en el Perú, el uso gastronómico de Retama no es muy conocido, su utilización es siempre referente a su leyenda protectora.

Solo habría de recordar las letras del huayno

“Caminito de Huancayo”

“Caminito de Huancayo,

Rodeadito de retamas

Cuantas veces he llorado

Bajo las sombras de tus ramas………”

 

(1) Rodolfo TAFUR Zevallos (1)

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.