“¡ÁBRETE, SÉSAMO!”. “ALI BABA Y LOS CUARENTA LADRONES”

“¡ÁBRETE, SÉSAMO!”. “ALI BABA Y LOS CUARENTA LADRONES”

En estos días de vacaciones me puse a arreglar mi pequeña biblioteca y revisando los libros de cuentos halle, casi deshojado, al de “Ali Baba y los cuarenta ladrones” y como por encanto de la memoria se me vino a la mente la frase de Ali Baba “¡ABRETE, SESAMO!”. Muchos de Uds. seguro que recordaran las noches donde nuestros padres o tal vez el abuelo nos relataba ese hermoso cuento salido de ese libro “Las Mil y Una Noche” …..lo recuerdan verdad?.

Ahora ya cocinero e investigador gastronómico se lo que es el “SESAMO”, semilla que aquí en Perú lo llamamos “AJONJOLI”. En realidad, sésamo es el nombre de la planta de cuyas vainas se obtienen las semillitas de ajonjolí. Con ellas se elaboran el mítico TAHINE, historias antiguas nos dice que esta pasta de sésamo era considerado por los pilotos turcos como símbolo de inmortalidad, hoy es de uso obligado en muchos panes ( en el pan de pita, es infaltable) , pasando por dulces a base de frutos secos y miel , o postres cuya ingrediente principal es el aceite de sésamo. La historia nos dice que, antes de que oriente descubriera los aceites de oliva y girasol, la grasa más usada, y no sólo en la cocina sino también como combustible para las lámparas de aceite, era precisamente la que se obtenía a partir de las semillas de sésamo o ajonjolí. 

Sésamo

Las fértiles tierras arábigas tenían como siembra obligada el ajonjolí cuyas semillas se recogían aún inmaduras, para que así fueran ricas en aceite. Sin embargo ese "tesoro" interno sólo era accesible cuando las semillas caían por sí solas de las vainas una vez secas, cosa que podía tardar en pasar bastante tiempo... 

Sésamo

He ahí el quid de porqué un impaciente Alí Babá gritaba: "ÁBRETE SÉSAMO" a la entrada de la montaña. El grito de Ali Baba era la esperanza de poder acceder por fin al tesoro que esconde en el interior de su cueva-montaña. El cultivo del sésamo data de tiempos remotos, hay papiros que datan del 1500 antes de Cristo que lo mencionan Y también se sabe que en China se lo conocía en el año 2000 antes de Cristo. Cuando no, los chinos utilizaban el aceite de sésamo para embellecer la piel y para cocinar. Ellos, los hijos del Yin y Yang, preparaban una pócima de ajonjolí para combatir el insomnio, la depresión nerviosa, la melancolía, el estrés, la pérdida de memoria y el agotamiento mental. Previenen la infertilidad masculina y ayudan a reducir los niveles de colesterol. 

Estimados amigos, espero no haber roto la magia del cuento, y descubrir que es también bueno para la pérdida de la memoria e infertilidad masculina…….Buenas tardes

Rodolfo “Locrito” Tafur

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.