“WARIQUE”

 “WARIQUE”

"No existe en el mundo un lenguaje en el cual se pueda manifestar con un solo verbo tantos estados de ánimo, tantos grados de dulcedumbre, o de ternura, o de pasión, o de ira o de desdén.

El Quechua adquiere en estos casos la flexibilidad del manantial que se desliza por las praderas desgranando las músicas mas sutiles y reflejando todos los caprichos de la luz" R.P. Fray Honorio Mossi No puede ser mas propicio el momento, 23 de Abril, el mundo festeja el día del Idioma y por coincidencia en esta fecha murieron el mismo día, en el mismo año tres grandes hombres de la literatura mundial, y son a saber, Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakespeare y Inca Garcilazo de la Vega.

Garcilazo de la Vega, tal vez el primer peruano que llega a otros continentes manejaba muy bien el Quechua ya que era su lengua materna y nos lego mucha informacion de nuestra cultura ancestral y quiero sumar a esta celebracion el idioma mas hermoso a mi vano entender: El QUECHUA", analizando una palabra gastronomica y muy usada -muchas veces sin entenderlo- : "HUARIQUE o WARIQUE": Uno de los más hermosos peruanismos es la palabra “warique o huarique”.

¿Pero que es realmente un “warique”?, ¿que relación tiene con la gastronomía peruana?. Aquí esbozo una respuesta: Muchos peruanos hoy en día utilizan el vocablo quechua “warique” para referirse a un restaurante o lugar de expendio de comidas, donde los potajes o guisos son objetos de culto, el lugar es casi secreto y la tertulia es obligada. Esta especie de templo de la cocina tiene como origen la cultura Inca.

El hoy conocido como “warique” proviene de dos palabras quechuas, la primera es “WA”, cuya utilización era para referirse a todo aquello que no se entendía, que no se conocía o muy difícil de encontrar, en secreto. La segunda es “rique”, frase quechua castellanizada de “ROQRO” que significa guiso.

Concordando es lugar donde se sirve guiso en forma escondida. Hoy un “Huarique” es un lugar casi privado para sibaritas y gastrónomos.

En época Inca, en los “wariques”, podías encontrar a las “wankay”, mujeres que entonaban canciones. Los “wankar”, los hoy músicos acompañaban las tonadas con tambores. Las “wakhi”, eran jóvenes que servían la comida. Muchos incas asistían acompañados con su “warina” o amante a degustar el delicioso “raqayaq” caldo delicioso, espumoso y estimulante. En los “wariques” nace la bebida “warapu”, que en sus albores era jugo de fruta hervida y en algunos casos fermentados.

Doy gracias a la vida por conocer muchos “wariques”, en Lima y sobre todo en provincias. Voy a tu encuentro warique querido.

Feliz dia del idioma estimados amigos Rodolfo “Locrito” Tafur...

 

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.