Conclusiones
 Grasas: Para elaborar los platos habituales en nuestra cocina utilizamos gran cantidad de grasas con sus calorías correspondientes.

En la elaboración de platos bajos en calorías, he modificado, sobretodo, el uso de estas grasas, reduciéndolas a un mínimo con el fin de conservar al máximo los sabores habituales, haciendo más apetitosos los platos elaborados, y no caer el aburrimiento alimenticio que lleva al abandono de la dieta. Esa reducción de grasas lleva al cambio de las técnicas para cocinar utilizando un poco la imaginación y usando para ello aceites vegetales, en especial el aceite de oliva.

Verduras y frutas: Se ha optado por la elaboración de platos pertenecientes a la llamada “dietas mediterránea”, rica en verduras y frutas consiguiendo un mayor aporte al organismo en fibra, vitaminas y minerales.

Por otro lado, no se han descontado las pérdidas de vitaminas por cocción por considerar que, una vez hecho el descuento, se mantienen dentro de las ingestas recomendadas diarias en el promedio de los 14 días de la dieta.

Si aplicamos el valor medio de perdidas por cocción a las diferentes vitaminas, tenemos los siguientes datos.

Datos relacionados para una ingesta de 2300 Kcal.

Vitamina Pérdida % Total ingerida % Restante %
Tiamina 25 4576.62 3661.296
Riboflavina 25 1608.40 1286.72
Niacina 25 137.81 110.248
Piridoxina 20 118.15 98.458
Ac. Fólico 80 226.89 126.05
Vitamina C 25 1142.73 914.184

Tabla 5.1

Hay que destacar que estos cálculos están hechos como si hubiésemos cocinado todos los alimentos, pero un alto porcentaje ha se consume crudo, por lo que las vitaminas superan con creces las mínimas recomendadas.

Otro factor que se ha conseguido es el que, dado que todas las recetas, menos una, tienen menos de 500 Kcal. Se puede hacer entre ellas multitud de combinaciones sin que por ello pierdan el promedio diario de calorías.

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.