Mantecadas
 

Enviada por Lorena Vázquez

    Ingredientes para 750 g; 15 piezas de 50 g aproximadamente:

    Tiempo de preparación: 1 hora.

    1 taza de harina de trigo (111 g),

  • 4 huevos,
  • de taza de azúcar (180 g),
  • taza de leche,
  • taza de aceite de cocina,
  • 2 cucharadas de aceite de cocina para engrasar los moldes (opcional),
  • 1 cucharadas soperas de polvo para hornear (13 g )*,
  • 1 cucharada sopera o un sobre de levadura en polvo (11 g)*,
  • La ralladura de la cáscara de una naranja,
  • * Se consigue en tiendas de materias primas.
  • Utensilios:

  • Dos recipientes de plástico o vidrio con capacidad de 2 L cada uno,
  • Tenedor o batidora,
  • Colador grande, de orificio mediano,
  • Cuchara sopera,
  • Cuchillo con punta limpio,
  • 15 capacillos*,
  • 15 moldes de aluminio para mantecada*,
  • Panera o recipiente de plástico con tapa.

Método: En uno de los recipientes se vierte la harina, polvo para hornear y la levadura pasándolos por el colador y se mezclan con la ayuda de la cuchara.

En el otro recipiente se colocan los huevos, el azúcar y la ralladura, se mezclan con la ayuda del tenedor o batidora hasta obtener espuma, sin dejar de batir se agrega poco a poco el harina, y se bate hasta que los grumos hayan desaparecido.

Se vierte la leche y el aceite a la pasta anterior y se continúa mezclando hasta que en la misma se formen ojos o huecos y se vea una pasta uniforme.

Se coloca cada uno de los capacillos dentro de los moldes de aluminio, después se vierte la pasta en los moldes a la mitad de su capacidad, de lo contrario al esponjar, ésta se derramará.

Se prende el horno y se deja calentar por 15 minutos a 150C. Mientras esto sucede, se deja reposar la pasta en los moldes.
Pasado este tiempo, se introducen los moldes al horno, se aumenta la temperatura a 180C y se dejan cocer 30 minutos.

Para saber si las mantecadas ya están cocidas, se introduce el cuchillo en una de ellas, si el cuchillo sale limpio, ya están listas.
Se apaga el horno y se dejan las mantecadas en el interior para que reposen 5 minutos. Finalmente se sacan, se dejan enfriar y están listas para su consumo.

Envasado y conservación: Las mantecadas se desmoldan y se colocan en una panera bien tapadas. Se guardan en un lugar limpio, fresco y seco.

Caducidad: Las mantecadas elaboradas mediante esta tecnología tienen una caducidad de tres días.

Aporte nutritivo. Las mantecadas son ricas en carbohidratos, vitaminas y proteínas, nutrientes que brindan al organismo energía y refuerzos contra enfermedades, las vitaminas son también micronutrientes que ayudan a la asimilación de los alimentos.

Dato interesante. El trigo llega a México con la conquista española. A partir de ese momento empiezan a elaborarse los primeros panes con una consistencia esponjosa, posteriormente, también con la llegada de la caña de azúcar se elaboran todas las variedades de pan dulce que ahora conocemos y que son una tradición en nuestro país.

Beneficios. Usted puede ahorrar hasta un 30% al elaborar sus mantecadas en casa en comparación con un producto comercial, con la seguridad e higiene al consumirlos, como a usted le gusta.

Recomendaciones. En caso de utilizar moldes individuales de aluminio se engrasan con aceite de cocina para desmoldar fácilmente. Puede sustituir los capacillos por un molde para pastel grande el cual se engrasa y enharina llenándolo a la mitad de su capacidad. Saliendo del horno se cortan porciones individuales.

Ingredientes alternativos. Se puede variar el sabor agregando en lugar de la ralladura, alguno de los siguientes ingredientes: una cucharada sopera de vainilla o fruta picada en cuadros pequeños como piña, durazno o mango, o bien, una cucharada cafetera de la mermelada de su preferencia. También puede agregar pasas, nueces o almendras, éstas se enharinan y se agregan después de cubrir el fondo del molde con pasta para a continuación agregar el resto de la pasta y sin sobrepasar la mitad del molde.

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.