FELIZ AÑO 2013: QUE EL SAMI LLEGUE A VUESTRO HOGAR y UN PLATO DE OLLUCOS

 

Recuerdo las clases del Dr. Luis Guillermo LUMBRERAS S. el nos explicaba que el 21 de Junio para los Incas era considerado lo que para nosotros es el 1° de Enero, es decir año nuevo.

Todos los habitantes de la tierra de una u otra forma renuevan sus promesas de felicidad y éxitos en el año que comienza; para los habitantes del mundo andino la renovación de nuevos augurios se denominaba MOSOQYAY (renovarse, innovarse) o MOSQOKUQ (que tiene nuevos sueños).

Este deseo de prosperidad lo hacían ante su APU. Cualquiera que sea el APU visitado, el indio peruano tomaba una pequeña piedra la misma que lo debería llevarla siempre consigo para pedir que llegara a su casa u hogar el “Sami”, los quechuas lo definen como suerte, ventura, fortuna, satisfacción, felicidad, dicha o contento.

Los aymaras de igual forma están alegres y dicen que ese día (ahora 31 de diciembre) llega a su hogar un personaje especial llamado “saminchaq”. Persona que bendice, dignifica o hace augurios de buena ventura. En esta especie de rito se servía un guiso de ollucos o “k'uychimiqu”.

En Puno, muchos amigos tradicionalistas se desplazan ante un APU o cerro llamado MACHALLATA que se traduce lugar donde se como y se bebe en abundancia, en la actualidad lo denominan “Calvario Chico”.

En Bolivia y el sur del Perú, preferentemente es el EKEKO, especie de divinidad andina menor, que toma importancia en los rituales de fin de año ya que aseguran que si se le pide a este mítico personaje la prosperidad deseada, este les otorgara previo agasajo a esta divinidad, menor.

Ekeko, es la castellanización de EKEPA, personaje mítico de la cultura prehispánica del Perú, este era amante de las buenas preparaciones culinarias, cargaba constantemente todo tipo de alimento y era un glotón empedernido, siempre se le veía comiendo o repartiendo comida. Su tradición oral es muy rica, ya que cuentan que luego del “Muru o Muruy”, epidemia de viruela que afecto a los habitantes del Perú prehispánico, (“Muruwayre”, para las tribus amazónicas, que se traduce como viento maligno) los alimentos escaseaban y el hambre hacia estragos en todos los pueblos pre hispánicos, el “Ekepa” no quiso repartir alimentos y solo los quería para el. Al ver tan grande ofensa a su pueblo “Teqsi Wiraqocha”, gran Padre (Dios) de los Incas, le castigo con el “eqepay”, (Ahogarse tomando alimentos. SINÓN: heq'epay o ejepay) es decir se atraganto con sus alimentos, lamentablemente murió ahogado.

La ciudad que más reverencia le tiene a tan mítico personaje es la boliviana Copacabana, no por algo el cronista Martin de Morua escribe en sus crónicas, que “Copacabana, es una de las ciudades de mayor idolatría que hubo en el Perú”. Los de Copacabana manifiestan que es mejor entregar al “Ekeko” un plato de “wayk'u”. Olluco o Papas cocinados en agua. EJEM: papalisa wayk'u, si lo haces así, el “sami” o “saminchaq” ingresara a tu hogar.

Estimados amigos lectores de “La Lectura del Domingo”, mi deseo de muchos éxitos y felicidad en toda su dimensión les acompañe el 2013. Realizen su mosoqyay (renuévate) y sueña alcanzar tu meta o mosqokuq (que sueña o tiene sueños). Cuando hagas tu “ch’alla”, sírvete un plato de ollucos o “k'uychimiqu”

FELIZ 2013

Rodolfo “Locrito Tafur

 

 

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.