EL CHACCU
  

De las innumerables actividades que realizaban los habitantes del Tahuantinsuyo, havia una que era considerada de real importancia; esta congregaba lo religioso, lo mágico, lo quimérico, lo sustancial (alimento) y lo practico (vestido). En ello participaban todos los habitantes de una comunidad o comarca, sin distinción de clase social, edad, sexo, etc...Esta actividad tenia el nombre de CHACCU o CHACO, en algunos pueblos se realizaba en el mes de mayo (termino de las lluvias), en otra en junio y se podía prolongar hasta el mes de septiembre.

Consistía en el arreo de LLAMAS, VICUñAS, ALPACAS por toda la comunidad hacia un lugar apropiado donde en forma natural, estos animales se encontraban literalmente apresados . Se daba inicio con la caza de uno de los animales mas bellos y fuertes, y este, era sacrificado en honor a los Dioses o Apus sagrados, su sangre debía teñir la Tierra, y el corazón palpitando se extraía para ofrecerlo al Sol. Esta actividad tenia los siguientes fines:

1.-Buscar al mítico URCUCHILLAY, que era una Alpaca de colores, generalmente morado, rojo u otro color parecido.

2.-Trasquilar a todos los animales para aprovechar su lana.

3.-Sacrificar a todos aquellos auquenidos (llamas viciñas etc) que se encontraban enfermas y entregar la carne a los zorros, cóndores ...

4.-En los animales sacrificados, ( en las vísceras) se buscaba el apreciado ILLA, que eran unas piedras que los españoles la llamaban BENZOAR (del persa bad-sah) del cual decían que era un efectivo contraveneno.

Pero que consumían en esos días de CHACCU, los Incas; ellos preparaban el delicioso CARNE (de llama) AL PALO. En esta ocasión recordaremos a este milenario plato; claro esta que hoy es la carne de carnero:

CARNERO AL PALO

El carnero despellejado, eviscerado y limpio es tasajeado (cortes en todo el cuerpo del animal), se unta profusamente con una mezcla de aceite, sal, ajos, pimienta, cominos y ají. Luego se pone a serenar toda la noche.

Al día siguiente se prepara el fogón con leños, carbones y piedra. Al carnero se le rectifica la sazón y se le da un pequeño baño de aceite vegetal. Se le somete al fuego, debiendo tener la distancia aproximada de 50 cts. entre el fuego y la carne; el carnero deberá sujetarse con un palo en sus respectivos puntos de apoyo y girar constantemente. Cuando la carne se encuentra cocinado se sirve en trozos acompañado de papas, yucas y camotes sancochados y una salsa de aji y cebolla.

Buen provecho

Atte.

Rodolfo TAFUR Cevallos rodotafur@yahoo.com.mx

 

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.