PARA EL CLIMA DE LIMA: El MARACUYA

 

PARA EL CLIMA DE LIMA: El MARACUYA


Los indios del Perú lo llamaban “Purakilla”, hija de la Luna Llena, ya que su similitud es muy cercana a esta fase lunar cuando se encuentra en su plenitud. Los antiguos peruanos le tenian un especial cariño al hoy maracuya ya que esta fruta para ellos era el compañero ideal para sus largas travesias y es por ello que la denominaban “Puriq-Puriq”, (compañero del viajero).


Sus bondades medicinales del “Maracuya” son muy importantes. El consumo de las hojas, flores y pulpa a manera de refresco son relajantes, a esta bebida los antiguos peruanos lo llamaban “Llaki o Llakhi” que quiere decir “indiferente a las penas”.

La pulpa ingerida directamente se comporta como un excelente regulador de la presión sanguínea.

La presencia de los alcaloides llamados etilmaltol, flavonoides y harmol, ayuda a conciliar el sueño y su condición de relajante es muy apreciado.

Los antiguos habitantes de Puno consumían la semilla y la cascara tanto del maracuya y en especial del tumbo con la finalidad de contrarrestar una afección respiratoria muy común el dia de hoy: “El asma”.

Otra fruta de esta misma familia es la Granadilla, los indios la llamaban “Kita Tumpus”, esta fruta servia para combatir la temible fiebre terciana.


El ingreso del Maracuya a la cocina del Perú, se realiza por la puerta grande, ya que su aroma, acidez, sabor y textura hacen de esta fruta un elemento indispensable en la mesa del Perú. En ensaladas, refrescos, helados, pasteles, zumos y hasta en el delicioso ceviche se encuentra presente esta fruta compañera del viaje e hija de Luna Llena .


Rodolfo "Locrito" Tafur...

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.