San Valentín

 

Hoy quiero escribir algo diferente, el domingo es el día de los enamorados, de la amistad.. No es cosa de quedarse en casa……..Un paseo al campo, o a la playa o al mar. Haga lo mas excitante que se le ocurra, pues es un día en que tiene veinticuatro horas igual que todos, usted debe alargar para que parezca que tiene cuarenta y ocho y todas vividas bajo el manto de la excitación sexual. Si están alejados es el día de la reconciliación, estas son interesantísimas si se saben manejar la situación con maestría y perspicacia. Busque cualquier pretexto, este día no vale enojarse. Como cocinero te recomiendo que prepares el “plato mágico” o “comida del alma”. La cocción debe ser lenta, el perfume debe llegar hasta el dormitorio, para que sepa que Ud. es el que maneja el tema del día de San Valentín.

No quiero pecar de machista, pero la experiencia como cocinero me ha enseñado que lo que abre el camino de la felicidad son las SALSAS, lo que sigue es solo un consejo de un curtido hombre de mar:

SALSAS

La mujer que no sepa confeccionar una buena salsa merece que su marido lo abandone por “sosa”, incauta, inexperta y asexual. Porque estas combinaciones –tanto gastronomicas como afrodisíacamente hablando- son la base del buen comer y el placer sensual mas erotizante. Una salsa pobre e insaboro………es como un rostro sin maquillaje, una charla insulsa y desganada, o un cuerpo de los “nada por adelante y nada por atrás”……..En fin…..¡ lo antisexo….lo antifemenino…..lo antideseo! Es gazmoño… ¿A quien se le puede abrir el apetito solo con aceite y vinagre? Si descuida este capitulo en la cocina solo le dirán ¡NO TIENES SALSA!


Saben quien fue Jeanne-Antoinette Poisson, ella gobernó Francia por mas de 20 años, creo una salsa “A la Pompadour”, ya la recuerdan, ¡Madame Pompadour!. Fue la amante de Luis XV, la más famosa cortesana de la historia. Ella decía que “Las Salsas son la quinta esencia de la voluptuosidad”, ¡esa asignatura que toda mujer que se estime en algo debe aprender y no precisamente en las Universidades!
¡La voluptuosidad es el ingrediente básico en las salsas!...y si no….¡mírese la cara en un espejo cuando las esta preparando! La expresión cambia….la sonrisa se torna picaresca….un aire de “niña traviesa” la invade…..Cuando un hombre observa que una mujer prepara la salsa………..la desea….¡se le hace agua la boca! Porque sus manos destrozan finamente los vegetales, las yemas de sus dedos untan con gracia los alimentos y exprime el limón con avidez dejando caer hasta la ultima gota y luego besa sus dedos queriendo atrapar el sabor y aroma de su ingenio personal. Por eso decimos, ESA MUJER TIENE SALSA, o como dicen los cubanos ESA MUJER TIENE TUMBAO.

Salsa y la hoja tierna de una col china, es la combinación perfecta. Manos a la obra, ¡Su felicidad puede estar en una salsa!

Feliz día de San Valentín, les desea

Rodolfo “Locrito” TAFUR

“Soy de la década del setenta, pero como me gustan las de cuarenta”

 

 

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.